Entrevista a Estudiantes por la Justicia Animal

Un grupo de jóvenes estudiantes de Valencia nos cuentan su experiencia en la lucha antiespecista. Esperamos que sirva y anime a otros colectivos estudiantiles.

¿Cómo y por qué surge Estudiantes por la Justicia Animal?
Surge de la necesidad de llevar el antiespecismo a todos los espacios posibles, entre ellos las universidades. Al aglutinar a muchas personas jovenes y recientemente independizadas (o cerca de ello) lo vimos como un buen lugar donde concentrar nuestro activismo. Nos juntamos un grupo muy reducido de personas y empezamos a comentar la idea de formar un colectivo antiespecista. Tras un tiempo y pese a ser poca gente y la dificultad de compaginar los estudios y otras actividades (trabajo, otros colectivos…) con el activismo, en diciembre del 2015 nos presentamos oficialmente y comenzamos a organizar cosas tras los exámenes de enero.

Estudiantes por

¿Cómo os organizáis?
Las decisiones se toman en asamblea de forma horizontal y las tareas se reparten por personas o pequeños grupos de trabajo. Intentamos actuar por consenso y de la manera más eficaz posible sin sacrificar horizontalidad. Creemos que es importante que nuestra forma de organización sea un reflejo del mundo que queremos construir, por ello evitamos jerarquías y actitudes tóxicas o discrimitarias dentro del colectivo y desde este hacia fuera.

¿Qué tipo de actividades hacéis?
No tenemos una linea fija de actividades, cualquier iniciativa que realmente vaya a acercarnos al fin del especismo la vemos de forma positiva. Debates, proyecciones, difusión (folletos, carteles)…
Quremos transformar los espacios no-veganos pero que sean proclives a serlo, por ejemplo participamos en la Palles Populars Universitàries, una fiesta autogestinada, organizando un concurso de paella vegana.
En verano organizamos una acampada cuyo objetivo era crear un espacio seguro para personas antiespecistas (VGNKMP). La verdad es que fue una maravilla. Le dedicamos un fanzine a ello donde explicamos la motivación detrás.
Recientemente organizamos un bus para la manifestación antiespecista en Madrid. Fuimos 30 personas desde Valencia en este bus.

¿Cómo ha evolucionado el colectivo desde que empezasteis?
La verdad es que hemos cambiado bastante, aunque el objetivo y los principios son los mismos. En el año que llevamos en marcha hemos aprendido mucho, tanto de errores como aciertos. También somos más personas en el colectivo y esto nos ha obligado a retocar algunas dinámicas. Seguimos en continuo aprendizaje, haciendo todo lo posible por mejorar.

¿Qué conclusiones sacáis de vuestro primer año en activo?
En general la sensación es muy positiva, estamos pudiendo juntarnos personas con un objetivo común y trabajar hacia el, todo en un ambiente muy positivo y constructivo, tanto a nivel personal y social como de cara aportar nuestro grano a la construcción de un movimiento que pueda afrontar el ambicioso reto de acabar con el especismo.

¿Qué opináis sobre el enfoque que hace el sistema educativo sobre los animales?
Como máximo exponente de los mecanismos existentes para perpetuar el pensamiento hegemónico, las instituciones “educativas” no hacen más que apuntalar el pensamiento especista. Desde peques se presenta una visión extremadamente maquillada de las industrias de explotación animal cómo las hermosas granjas de granero rojo o laspreciosas vacas que nos “regalan” su leche.
También se incurre en una desinformación y manipulación brutal en cuanto a aspectos nutricionales y económicos en todas las etapas de la educación formal.
Hay mucho que hacer en este campo, tanto atacando estas manipulaciones en la educación formla como creando alternativas a esta educación tan deficitaria en todos los aspectos.

¿Cómo veis el movimiento antiespecista actual y su futuro?
La mayoría de personas antiespecistas han seguido una evolución parecida hasta llegar a este punto. Se suele empezar como animalista y oponiendose a las formas más visibles de violencia contra no-humanos como la tauromaquia, el maltrato a mascotas o la caza. Luego se avanza hacia el veganismo y esto nos hace ver todos los dias las constantes manifestiaciones del especismo, ocultas a plena vista.
Es lógico pensar que el antiespecismo como movimiento político siga esta misma trayectoria. Muchos sectores del animalismo bienestarista o “perrigatista” están evolucionando y hoy en dia la mayoría defienden el veganismo. La tendencia natural es hacia una mayor conciencia con respecto al especismo y se ve en que cada vez hay más personas veganas y más presencia del veganismo en todo tipo de ámbitos, es sólo cuestión de tiempo que este crecimiento se traduzca en una militancia considerable. Es importante que epujemos hacia un movimiento que no se contente con el veganismo como consumo alternativo dentro de los mismos marcos mercantilistas a los que como antiespecistas debemos oponernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *