Pensemos y escribamos sobre los sentimientos de los animales

Como ya se ha comentado en alguna ocasión, el currículo oficial de Biología y Geología no incluye como contenido nada relativo a cómo se sienten los animales, algo que considero una carencia importante, pues no se puede conocer a los animales sin entender sus sentimientos. De hecho, considero este un aspecto más relevante que los enfoques fisiológicos, anatómicos, citológicos, histológicos, etc, que sí recoge el currículo de forma expresa.

Además, es habitual que desde distintas asignaturas haya quejas de la poca capacidad de expresión escrita que tiene el alumnado incluso después de haber superado la ESO y encontrarse en Bachillerato. Injustamente tendemos a responsabilizar de estas carencias al departamento de Lengua y Literatura olvidándonos del carácter transversal con las que las distintas materias deben ser enfocadas. Una transversalidad que incluye también los contenidos en valores y por lo tanto la ética.

Teniendo en cuenta la transversalidad y las carencias señaladas del currículo en mi asignatura decidí poner a mis alumnos de bachillerato unos deberes diferentes, que incluían desarrollar la expresión escrita, reflexionar sobre el trato que damos a los demás animales y tratar de comprender sus emociones. Una actividad que podría haber sido abordada, por tanto, desde el departamento de Biología y Geología, pero también desde el departamento de Filosofía o desde el departamento de Lengua y Literatura.

Los deberes consistían en que los alumnos, en sus casas viesen un video de dos minutos colgado en youtube titulado “La separación de una madre y su hijo”. Escogí esta actividad por varios motivos: no se trata de unos deberes típicos basados en el libro de clase, sino algo que les llama más la atención, un vídeo. Se trata de un video muy corto, por lo que saben que no les va a llevar mucho tiempo. No se ven imágenes que la sociedad consideraría “maltrato animal”, pues no hay dolor físico en ningún momento. El video muestra la separación que hace un granjero entre una vaca y su ternera, en una granja de producción láctea. Después de ver el video, debían escribir lo que habían visto y lo que creían que sentía la madre y la hija.

A continuación reflejaré algunas de las ideas que escribieron mis alumnos y alumnas:

“Tras haber visto el trágico video de cómo separan a un ternero de su madre, vamos a ver el video desde su punto de vista. La madre se queda muy triste y en estado de shock ya que por un momento permanece quieta al ser alejada del ternero. Cuando el pequeño está en la furgoneta la madre aparece y hace todo lo que puede por salvar a su hijo. Todos sabemos que lo peor para una madre es que la despeguen de su hijo. (…) No soy partidario de que solo los humanos tenemos sentimientos. ” (David G.)

“El ternero está temblando cuando lo deja en la furgoneta, antes de eso, no se dejaba coger, él seguía a su madre todo el rato, supongo que ese instinto lo tienen todos los bebes. Dentro de la furgoneta apenas se mueve, tiene miedo, y lo único que debe pensar es volver con su madre. (…) Todos deberíamos tratar bien a los animales, que son como nosotros; ellos también sienten y sufren.” (Aitana L.)

“Se veían en los ojos del ternero mucho miedo y cuando lo dejan en la granja de engorde se ve que esta triste. La imagen de la madre corriendo detrás de la furgoneta es una escena que es difícil que olvide” (Rubén E.)

“Al haber separado la madre de su hijo, al mismo tiempo, también los han separado de la felicidad (Daniel M.)

“Creo que lo que siente la madre, es lo que sentiríamos cualquiera si nos quitaran nuestro hijo: impotencia, dolor y rabia. El momento más crítico es cuando meten al ternero en la furgoneta, y la madre le sigue hasta que ya no puede alcanzarala. Ese momento me parte el corazón”. (Irene G.)

“El problema es que hay muchos intereses de por medio. Por ejemplo las farmacéuticas, empresas de cosméticos o empresas del sector alimenticio. Cuanta más credibilidad se le de al sentimiento animal, menos venderán.”

“Mucha gente afirma que los animales son objetos carentes de sentimientos, basándose en esta absurda idea para justificar el gran genocidio y explotación de animales no humanos (…) Todos los argumentos especistas no son muy diferentes a los argumentos racistas y machistas que se han producido a lo largo de la historia. Tenemos que entender que los animales no son objetos puestos a nuestro servicio, que al igual que nosotros han venido a vivir y experimentar la vida. Es indignante que aún hoy se vea normal que un hijo sea separado de su madre” (Karen M.)

De esta actividad obtengo varias conclusiones:

1.- No es necesario mostrar imágenes de violencia explícita para que los alumnos comprendan cómo se sienten los animales que utilizamos para nuestro beneficio. Y, dicho de otro modo, los alumnos pueden entender que puede haber maltrato animal sin necesidad de violencia física.

2.- Todos los alumnos que han hecho esta actividad han comprendido lo que sucede y han entendido como se siente la madre y la hija.

3.- Los alumnos agradecen estas actividades diferentes y las valoran con interés. En este grupo hay un total de 29 alumnos, de los cuales una media de siete no hace los deberes. Con esta actividad el número de alumnos que no habían traído la tarea se redujo a dos, de los cuales uno tenía motivos que consideré justificados.

4.- En la próxima ocasión haré una pequeña modificación. La mitad de la clase comentará un video con imágenes tristes, pero la otra mitad comentará un video más positivo de animales “de granja” en santuarios (un cerdo jugando, un potro corriendo con su madre por el campo, un toro en la dehesa descansando, etc.) Algunos alumnos leerán en voz alta sus textos. De esta forma se mostrará que los animales, como consecuencia de nuestras acciones pueden sufrir, pero también disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *