Izadi, una niña vegetariana y su madre Noelia, luchan por una opción vegetariana en su escuela

La petición de Change.org “Menú vegetariano y vegano en todos los comedores de Euskadi” ya ha superado las 2.000 firmas. Ha sido impulsada por Noelia Estraviz ante los problemas que está encontrando Izadi, su hija, en el comedor de la ikastola en la que estudia.

Desde Aula animal nos hemos puesto en contacto con Noelia para conocer la situación. Aprovechamos para mostrar nuestro apoyo a Izadi, y te pedimos que firmes la petición.

Izadi

Izadi

¿A tu hija le parece bien ser vegana?

Mi hija no es vegana, es vegetariana. En casa no consumimos nada de origen animal, pero en el colegio toma huevo y leche. Porque no tenemos opción a menú vegano. Y lo máximo que he conseguido es que le quiten el segundo plato, salvo cuando hay huevo o tortilla. Y de postre suelen tener productos lácteos y muy a mi pesar los tiene que tomar. Al principo con la carne queríamos mirar para otro lado, en base a la necesidad que tenemos de dejarla en el comedor. porque ambos padres trabajamos. Pero la niña empezó a ser consciente de lo que había detrás de la carne y el pescado, y yo no le puedo ocultar esa verdad. Y menos cuando en casa no estamos consumiendo eso.
¿Por qué crees que es importante que tu hija sea vegana?
Porque le gustan los animales vivos. Y al principio consumiamos leche de vaca, hasta descubrir lo que había tras ella. La leche de avena no le gustaba, pero le compré el libro de samuel, del santuario de Gaia. Y al ver lo que había detrás de la industria láctea hizo el esfuerzo del paladar. Y ahora toma la leche de avena perfectamente. Los yogures de soja como están buenísimos y no hay diferencia, eso no le costó.
Además del veganismo, tu hija participa en alguna forma de activismo para ayudar a los animales?
Antes de nacer nuestra segunda hija y de enfermar nuestro perro, eramos casa de acogida. Estando ella hemos tenido 3 perros acogidos y ella si se involucró. Luego ha participado en el último cuento del santuario de Gaia y ha llevado ese libro al colegio. Para ver si concienciaba a algún compañer@.
¿Vuestra familia acepta que tu hija sea vegana? 

Mi familia los que vivimos en casa, es decir mi marido , mi hija pequeña y yo, si. Mi marido fue el último en dar el paso, pero lo dio. Entonces claro que lo aceptamos, estamos orgullosos de ella. Ella sola tomó la decisión, cuando le explicaron en el colegio con 4 años, de dónde venía la carne. Yo de aquellas llevaba medio año como vegetariana. asi que en casa ya no le daba carne, ni pescado, pero en el colegio si.
¿Qué problemas estás teniendo en el comedor del centro?
Primero le obligaban a comer cadáveres, y ella venía a casa llorando. Tras meses de lucha,llegamos a un pacto. Le daráin más del primer plato y postre. Pero no le harían nada especial de segundo plato, ni me dejarían llevarle nada. Solo toma un sandwich de hummus los días que hay sopa o puré, porque es muy poco. Y el sandwich se lo termina rápido. pero no se puede llevar preparadas nuestras carnes vegetales. Y por cierto, pago lo mismo que el resto. Me han dicho que para dos niñas solo, no van a hacer nada diferente. Salvo los días en los que el primer plato lleve chorizo, o sea sopa de pescado. Esos días le harán arroz o pasta. Vamos nada de proteína.
¿Qué estás haciendo para solucionarlos?
Después de varios escritos y tres reuniones con el director del centro. y después de hablar con el departamento de educación del Gobierno vasco, he decidido iniciar esta petición . Porque esto es un sin vivir y no es normal que en pleno siglo 21, estén tan cerrados con el veganismo. Y como me han dicho que solo le cocinarán algo cuando les obligue la ley…. Pues a luchar para que la cambien!
 ¿Cómo le afecta con sus compañeros el ser vegetariana?
Por lo general bien, pero si que le dicen que las patatas también son animales muertos. Que las plantas también sienten. Dos amigas le escribieron una carta de despedida. donde le ponían que solo le volverían a hablar si volvía a comer carne. Hemos notado algo de rechazo por cierta gente, pero otros nos respetan y nos apoyan. Y bueno, afortunadamente amigos no le faltan. Y su profesora siempre ha sido muy comprensiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *